¿Cómo prepararse para una entrevista con los medios de comunicación?

 

La primera regla que hay que considerar en una entrevista con un medio de comunicación es que el periodista no es mi público, es sólo el intermediario. El periodista no representa nada más que un puente que nos lleva a nuestra audiencia, a la que queremos comunicar nuestro mensaje.

Cuando nos comunicamos con los medios de comunicación hay típicamente 4 tipos de mensajes que debemos considerar:

  • El hecho / resultado;
  • El problema / solución;
  • La llamada a la acción;
  • Los beneficios;

Un hecho es el resultado de que algo más haya sucedido, es decir, lo que desencadenó su existencia.

 

El hecho y su resultado

Esto sucede cuando los hechos que estamos contando tienen una clara conexión con sus implicaciones.

Por ejemplo:

  • ”Mi coche se averió, así que llegué tarde”; si el coche no se hubiera averiado, habría llegado a tiempo.
  • ”Me enfermé, así que no trabajé durante un mes”; si no hubiera estado enfermo no estaría sin trabajo.
  • ”Un muro cayó, así que el camino se cortó”; si no se había caído todo funcionaba normalmente.

En otras palabras, una cosa es el resultado de que la otra haya sucedido.

 

El problema/solución

Cuando se informa de un problema por primera vez y luego su solución se presenta a continuación.

  • ”Hay muchos accidentes en la carretera, deberíamos hacer más campañas de concienciación”;
  • ”La depresión está aumentando en Portugal, sólo invirtiendo en campañas y servicios de apoyo podemos controlar las cifras”;
  • ”La obesidad infantil es una dura realidad, haremos actividades para promover una alimentación saludable”;
  • ”El comercio local se ha visto muy afectado por la pandemia, nos reinventaremos haciendo más publicidad y campañas”.

Cuando nos enfrentamos a un problema, debemos pensar en él y ver cómo podemos resolverlo.

Llamada a la acción

Esto sucede cuando se solicita una acción o intervención del público audible. Esta intervención solicitada siempre se adelanta con las ventajas que tiene este acto. Al final, con la llamada a la acción estamos involucrando a nuestra audiencia con nuestro discurso, aunque a veces la entrevista por sí sola nos guía para ver/hacer algunas cosas. ¿Cuántos de nosotros ya no visitamos un sitio web después de oírlo en una entrevista? ¿Cuántos de nosotros no hemos visto las características de ese coche que apareció en las noticias? La diferencia es que en una llamada a la acción conocemos inmediatamente las ventajas o consecuencias de hacer lo que se nos pide.

  • ”Vote por el partido Espanã45 para una reducción de la tasa del IRS”;
  • ”Siga el Disruptive Media Training en Facebook e Instagram para obtener nuevas actualizaciones sobre la formación en medios de comunicación y la oratoria”;
  • ”Visite el zoológico de Lisboa y participe en la campaña para recaudar fondos para la protección del lince ibérico”;

Los beneficios

Todo esto tiene sus beneficios, como las ventajas de comprar a clientes potenciales.

Ejemplo:

  • ”Compre el servicio de entrenamiento de medios hoy y aumente su confianza hablando frente a una cámara o ante su público!”
  • ”Compra el libro de María Silva para descubrir extraordinarias recetas para tu dieta vegetariana”;
  • ”Suscríbete a mi canal para obtener un 15% de descuento en tu primera compra en el sitio”.

 

Debemos usar nuestra visibilidad para promocionar nuestro producto y guiar al público al punto que queremos

 

En las entrevistas, los periodistas a menudo hacen preguntas difíciles, algunas a propósito. Esto se convierte en un desafío porque siempre debemos dar respuestas. Sin embargo, en la presión del momento también puede ser una respuesta corta:

  • Tal vez… Sí… No… Absolutamente.

No podemos escapar a dar una respuesta, sin embargo podemos dirigir la entrevista a otro foco, por ejemplo, y luego transitar con una frase que sirva de puente entre la pregunta y mi mensaje:

  • “Es importante recordar que”, “Sin embargo”, “Pero aún más importante”.

 

Con la transición, debería centrarme de nuevo en el mensaje principal utilizando los medios de comunicación explicados en el articlo anterior e intentar terminar con una última llamada a la acción para visitar el sitio web, comprar el producto o tomar otra acción. El 80% debe utilizarse en el mensaje y la acción, sólo el 20% de la respuesta en la respuesta y la transición.

 

 

 

¿Y en los casos en que las preguntas del periodista presentan falsas opciones?

Es cierto, en una entrevista podemos encontrarnos ante el reto de tener que responder a una pregunta de “esto o aquello” que no necesariamente tiene una respuesta correcta. Como tal, no tendremos que responder a esa pregunta de forma lineal.

Debemos demostrar que esa cuestión está cerrada y no nos permite hacer nuestra verdadera elección, ya que ninguna de las hipótesis se aplica al caso. Imagina que el periodista te pregunta algo que te hace decidir entre la felicidad o la salud, por ejemplo. En este caso puedo desviar la respuesta a algo así:

  • “Pedirme que elija entre estos dos es como pedirme que elija entre el aire y el agua. Ambos son necesarios para vivir, y espero no tener que tomar nunca una decisión así en mi vida”.

 

Imagina si el periodista pregunta si preferimos no oír o ver, o si preferimos no volver a beber o comer. Son preguntas que no pueden tener una respuesta asertiva, porque todos los puntos son esenciales y no podemos saber a cuáles renunciaríamos.

Otro punto importante a considerar es el tema de la competencia. Este puede ser un tema delicado, por lo que no quiero comentarlo y decir que dejamos que la otra compañía, que ofrece servicios similares a los nuestros, hable por sí misma. Nuestro objetivo no es decir lo que otras empresas hacen mal, sino decir lo que hacemos bien y mejor.

A continuación enumeramos una serie de puntos positivos asociados a nuestra empresa. Esto transmite una buena imagen de nosotros como empresarios y personas, porque no necesitamos inferiorizar a otras empresas o personas para superar la nuestra. Dejamos que el trabajo hable por sí mismo.

 

Sin olvidar nunca nuestro valor, debemos tener la humildad de no ser superiores a nada ni a nadie.

Por último, hay que tener en cuenta que, al final de la entrevista, si añadimos alguna información, ésta sólo debe ser una repetición del mensaje anterior y no debemos como tal añadir nueva información para no correr el riesgo de que, como ya estamos en la nota final, se interrumpa el paso de la información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario