Apoyos visuales: Cómo sacar lo mejor de las presentaciones en público.

 

A la hora de preparar nuestra presentación en público, sabemos la importancia de crear un guión que nos guíe a lo largo de la misma y que organice nuestro discurso de forma fluida y coherente.

La creación de este guión nos permite organizar los contenidos que pueden y deben ir acompañados de ayudas visuales.

Hay varios programas que podemos utilizar para preparar presentaciones públicas: prezi, powerpoint, google slides, entre muchos otros.

En estas presentaciones podemos insertar:

  • texto;
  • imágenes
  • gráficos
  • estadísticas
  • estudios;
  • informe;

Los soportes en powerpoint, prezis o google slides además de ayudarnos en la organización de las ideas y seguir nuestro hilo conductor, nos permiten retener mucho más la atención de la audiencia ya que podemos añadir fotos, estudios, imágenes o incluso gráficos que complementen la información que estamos comunicando verbalmente.

Todos estos archivos nos ayudarán a completar nuestro discurso y nunca al revés. Aunque podemos utilizarlos como apoyo, no nos sustituyen como comunicadores y la mayor parte de la información debe ser hablada por nosotros.

 

Texto

El texto presente en estas presentaciones debe ser en forma de tema y sólo palabras generales o clave. Nadie quiere ir a una presentación a leer un powerpoint, por lo que es fundamental que creemos dinamismo y dejemos de lado la monotonía si queremos conseguir el éxito en la oratoria.

 

 

Ventajas del uso de ayudas visuales

El uso de ayudas audiovisuales es bastante positivo para nosotros como comunicadores porque además de ayudarnos a ceñirnos al guión y a seguir el guión de la presentación, nos dan una sensación de seguridad y confianza, porque incluso en caso de un lapsus siempre podemos mirar sus temas y seguir el hilo.

Cuando una presentación cuenta con este tipo de apoyo, resulta mucho más interesante y cautivadora para el público.

 Estas fuentes de información complementarias crean dinamismo, son mucho más explicativas y sus imágenes permiten mantener al público mucho más atento y curioso.

Además de todos los soportes que he mencionado antes, aún podemos, según el tema y el contexto de la presentación, añadir fotos o textos que nos remitan a la narración.

  • Si soy un psicólogo y estoy dando una conferencia sobre: La importancia de la aceptación interracial, puedo hablar de lo que tuve que enfrentar siendo asiático cuando vine a ejercer en Europa, en esta situación podría usar una imagen del día en que llegué a otro continente y las historias de superación que pasé de allá para acá.
  • Si actualmente tengo miles de seguidores y doy conferencias sobre la creación de contenidos para Youtube, puedo mostrar la imagen de mi canal en sus inicios y cómo evolucionó con el tiempo.
  • Si me gradué en comunicación social a los 50 años y ahora doy conferencias en los colegios sobre que nunca es tarde para luchar por tus sueños, puedo mostrar fotos de mi clase cuando era mucho mayor que mis compañeros y cómo eso no me impidió obtener mi título.

 

Aquí tenemos 3 historias completamente diferentes pero que tienen en común historias de logro, lucha y superación. El público conecta con eso, con esos testimonios de los que llegaron y ganaron, a pesar de todos los contratiempos.

 

Contenido visual y estética

Sobre todo, lo más importante es que las imágenes se relacionen con el tema y con lo que estamos transmitiendo. Cuando no se trata de temas de nuestra vida personal, siempre podemos recurrir a bancos de imágenes de pago o gratuitos, o incluso hacer nuestras propias fotografías que ilustren lo que vamos a comunicar.

Lo crucial es que nuestra presentación lo sea:

  • Organizada
  • Pensada
  • Arquitecturas
  • Limpia

De nada sirve llenar el powerpoint de información si no nos es útil, el exceso de texto hará exactamente el efecto contrario a lo que queremos, será aburrido.

 

El soporte de texto nos ayuda a seguir el hilo de nuestro guión, pero nunca puede sustituir nuestra presencia y nuestra función, por lo que en lugar de mucho texto deberíamos poner en este soporte sólo palabras/ideas clave que nos ayuden a lo largo de la presentación.

En cuanto a la estética, crear una identidad visual de la presentación es esencial, ya que todas las diapositivas deben seguir la misma línea, el mismo tema, los mismos colores y las mismas fuentes y tamaño de letra.

La ventaja de estos medios es el hecho de que podemos interactuar con el público dentro de lo que nos es posible:

  • “¿Qué notas diferente en este gráfico en comparación con el anterior?
  • “Viendo estas dos imágenes, ¿crees que son del mismo autor?
  • “Por el tipo de escritura, ¿cuál considera que es el siglo de este manuscrito?

Este tipo de interacciones, además de dinamismo, hacen que el público reflexione y se cuestione, al igual que las preguntas retóricas. Son excelentes portadores de mensajes para transmitir ideas.

 

Revisión y finalización

En la mayoría de las situaciones no podemos predecir lo que puede salir mal, y mucho menos cuando trabajamos con este tipo de recursos. Por ello, es fundamental que, además de la corrección previa del texto y del soporte, nos aseguremos de que la presentación se abrirá cuando la necesitemos, podamos comprobar su formato y la compatibilidad con el ordenador/proyector que vayamos a utilizar. Si todo parece encajar técnicamente, cuando tengamos todo preparado podemos pedir a alguien que relea todo y vea si encuentra algún fallo o error, siempre es bueno tener una segunda opinión.

Si tomas algún texto, artículo o imagen de otras fuentes, no olvides poner las referencias o parafrasear al autor para evitar futuros problemas de derechos de autor.

 

Como hemos visto, el uso de ayudas visuales es sumamente positivo para enriquecer nuestras presentaciones en público, ¡siguiendo sólo algunas reglas y consejos lograremos sin duda el éxito con nuestro discurso! Recuerde siempre que “menos es más”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario